//// Paz & Bien ////

"Yo soy el Pan vivo que bajó
del Cielo". (Juan 6, 51)

Un Milagro que ocurrirá en los pinos de Garabandal y se podrá observar a gran distancia. Algunas personas se curarán y otras recobrarán la fe. El milagro será anunciado con ocho días de antelación, y estará de alguna forma relacionado con la Eucaristía:

Será un milagro muy grande, mayor que el de Fátima, tan grande y espectacular como el mundo necesita.

Se producirá en un intervalo máximo de doce (12) meses a partir del Aviso.

Conchita sabe la fecha exacta y deberá avisar con 8 días de antelación.

Será visible en Garabandal y desde los montes circundantes.

Coincidirá con un acontecimiento de la Iglesia poco usual, que no ha tenido lugar durante la vida de Conchita.

Ocurrirá un jueves, a las 8:30 p.m., entre el 8 y el 16 de marzo, abril o mayo del año que este destinado, y coincidirá con la fiesta de un Santo Mártir de la Eucaristía.

Durará entre diez minutos y un cuarto de hora.

No será preciso que los videntes estén presentes durante el acontecimiento.

Los enfermos que estén presentes serán curados y los incrédulos recobrarán la fe. El P. Pío y el Papa lo verán desde donde estén.

No habrá la menor duda que el acontecimiento es obra de Dios para nuestra salvación. El milagro es tan impresionante, que moriríamos de felicidad sino se nos concediese una gracia especial al verlo. Al Padre Luis Mº Andreu se le concedió la gracia de ver el milagro y murió a las pocas horas invadido de una inmensa felicidad.

Como consecuencia del Gran Milagro, quedará una señal visible hasta el Fin del Mundo en los Pinos de Garabandal. Podrá filmarse y fotografiarse, pero no será tangible. Será un testimonio permanente, de lo que allí obró la Gracia y la Misericordia de Dios para salvar al mundo.

-----

El Padre Luis María Andreu

La muerte del padre Luis María Andreu es uno de los puntos de referencia más importantes en la historia de Garabandal. El Padre Luis era profesor de teología en la facultad que la Compañía de Jesús tenía en la provincia de Burgos. Cuando murió tenía treinta y seis años. El Padre y su hermano Ramón llegaron a Garabandal para averiguar si las apariciones eran reales. El 8 de agosto, de 1961 durante el éxtasis de las videntes, el Padre Luis aparece profundamente emocionado y se le escucha decir: "Milagro, milagro, milagro". Según las niñas el Padre vio el gran prodigio anunciado por la Virgen. Aquella misma noche, después de decir que era el día más feliz de su vida y de asegurar que estaba muy contento, porque la Señora (la Virgen) le había hecho un regalo, y de insistir en que se encontraba muy bien y que no estaba ni siquiera cansado, quedó muerto en el coche sin hacer el menor movimiento y con una dulce expresión en su rostro.

Según relata Conchita, al día siguiente del milagro, el cuerpo del difunto Padre Luis María Andreu será desenterrado y estará incorrupto.

Un hecho importante sobre este milagro es que el Padre Luis fue enterrado el 10 de agosto de 1961 y quince años después, es decir, a principios de 1976, el seminario donde se encontraba enterrado el Padre Luis fue transformado en sanatorio psiquiátrico. El cuerpo del Padre Luis tuvo que ser exhumado y se encontró en estado de esqueleto. A través de este hecho la Providencia ha querido que la corrupción del cuerpo del Padre Luis Andreu haya sido constatada de modo irrefutable. ¿ Quiere Dios, dejarnos un signo de esperanza, dentro del contexto escatológico, a través de la restauración de un cuerpo descompuesto ?. "Los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados". (1 Cor 15, 52)

 

Contáctenos | Créditos | ©2017 DAPC

www.000webhost.com